(Fragmento de la obra "Tardes de lluvia en el porche", de la artista María Rosa Muñoz)

El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.
(Dicho por Guillermo de Baskerville, en El nombre de la rosa, de Umberto Eco).

jueves, abril 01, 2010

Carta de renuncia al Ministerio de Educación

Con el Presidente Rafael Correa, el 1 de abril de 2009, en el Colegio Patria Ecuatoriana, de Guayaquil, en la inauguración del año lectivo de la Costa, 2009 - 2010.

Quito, 22 de marzo de 2010

Economista
Rafael Correa Delgado
Presidente Constitucional de la República del Ecuador
En su despacho

Estimado compañero Presidente:

En primer lugar, le agradezco de manera profunda por la confianza expresada en mi trabajo al haberme ratificado en la cartera de Educación en el momento en que usted asumió el gobierno de nuestro país. Para mí no solamente fue muy significativo en términos personales sino que, en un sentido político, ha sido gratificante participar del proyecto de la Revolución Ciudadana que usted lidera.

En segundo término, le informo que en estos tres años y tres meses de gestión he volcado mis empeños en institucionalizar el Plan Decenal de Educación que es mandato ciudadano a partir de la consulta popular del 26 de noviembre de 2006 y que usted asumiera como su plan de gobierno en el sector educativo. Los logros del Plan se encuentran en la página electrónica del ministerio y en los diferentes documentos que le he dado a conocer oportunamente. De lo que falta, algunos asuntos requieren de una nueva Ley de Educación —que hemos elaborado y presentado a la Asamblea Nacional y que está para segundo debate— que permitan la institucionalización de un nuevo modelo de gestión desconcentrado que incluya una mayor participación de la comunidad, a través de los Gobiernos Escolares Ciudadanos, en el proceso de rendición de cuentas, una cultura de la evaluación, un sostenido proceso de desarrollo profesional del magisterio, una mayor gobernabilidad del sistema educativo, una nueva organización del propio sistema y sus niveles educativos, entre otros puntos. Todo lo dicho, para cumplir uno de los principales objetivos de la Revolución Ciudadana que es devolver a los ciudadanos lo que a la ciudadanía le pertenece; es decir, una educación pública de calidad y calidez, base de las sociedades democráticas.

En nuestra gestión hemos cometido errores como se comete en toda tarea humana. El más grande de ellos fue haber anunciado que éramos una “Patria alfabetizada”, basados de buena fe, en la revisión de nuestras cifras por parte de un equipo de Unesco que realizó proyecciones que, según los datos del Inec de fin del año 2009, resultaron equivocadas. El sectarismo y la venganza política de quienes perdieron el poder de hecho que tenían en un sistema educativo secuestrado ha llevado al MPD a plantearme un juicio político por el motivo señalado, no obstante haber sido yo mismo quien, con entereza, anuncié al país que la lucha contra el analfabetismo seguía siendo una tarea educativa. A pesar de las dificultades estamos corrigiendo en todos el país el trabajo de educación de adultos.

Le agradezco por el apoyo político y personal que usted ha dado a mi gestión y por la oportunidad de servir al país. Dada su voluntad política y su calidez humana mi tarea se ha visto facilitada pues siempre los integrantes del equipo ministerial hemos sentido que su vocación de cambio supera los objetivos y metas del propio Plan Decenal.

Finalmente, sabiendo que las personas cumplimos ciclos en nuestra vida y usted requiere la más amplia libertad de acción para reorganizar su equipo de colaboradores en función de los objetivos patrióticos que se propone la Revolución Ciudadana y las realidades políticas que enfrentará el gobierno, pongo a su disposición el cargo de Ministro de Educación con el que me ha honrado, más allá de que, como ministro y cercano colaborador suyo, reitero que el cargo ha estado y está en todo momento a su entera disposición.

Espero, compañero Presidente, haber cumplido con las altas expectativas que usted exige del trabajo de sus colaboradores.

Fraternalmente,

Raúl Vallejo Corral
Ministro de Educación

2 comentarios:

j_major dijo...

Mucha suerte y muchas gracias señor ministro. Creo que su labor fue muy buena. Una generación después se comenzarán a ver los resultados con claridad irrefutable.

bscets dijo...

Sr. Raul Vallejo estoy de acuerdo q usted siga en el ministerio pero le pido de favor q investigue como un profesor puede dejar de año a un alumno, si el profesor irespeta a los alumnos diciendoles tonto, bobo tu no sabes y sin haber ninguna ayuda sicologica hacia el alumno, ni investigar por que el alumno no rinde. Entoces sugiero q me de la oportunidad de trabajar para el gobierno e investigar a los profesores que tienen titulo de licenciados pero para maltratar a los alumnos. los supervisores y los rectores se tiran la pelotita y nadie dice nada. le pido mil disculpas por enviar en este comentario ,pero es q he denunciado y nadie hace nada los padres comentan q el seño profesor tiene el poder por eso no hacen nada. pido se me autorice por que como le dije nadie hace nada gracias