(Fragmento de la obra "Tardes de lluvia en el porche", de la artista María Rosa Muñoz)

El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.
(Dicho por Guillermo de Baskerville, en El nombre de la rosa, de Umberto Eco).

martes, octubre 13, 2015

Quinta carta a la Comunidad de la UASB



           
¿Debe el posgrado encaminarse a la profesionalización o a la investigación? ¿Dónde iremos a buscar los modelos? Ensayemos algunas ideas al respecto pero antes, saludo al estudiantado que empieza su posgrado y le deseo un período de búsqueda y encuentro con nuevos saberes durante su programa de estudios.
            Los posgrados direccionados a la profesionalización cumplen una función de servicio a la sociedad, que siempre habrá de requerir profesionales con mayor consciencia sobre su campo de trabajo. En esta línea, la UASB ha desarrollado una tarea importante, sobre todo para nuestro país, pues quienes se han formado en este tipo de posgrados contribuyen de manera significativa a renovar su ejercicio laboral. En todo caso, la tradición latinoamericana en la formación de las profesiones liberales ha sido modernizada por la UASB introduciendo posgrados destinados a optimizar la eficiencia y la eficacia de los egresados en sus tareas profesionales, cuestión que deviene en merecidas mejoras salariales.
En la orilla paralela, hay que señalar que el posgrado dirigido a la investigación requiere de una atmósfera académica donde tanto los docentes y los alumnos estén preparados y enfocados para producir conocimiento. Para fortalecer el posgrado de investigación, en el que nuestra institución también se ha destacado, la UASB debe preparar con mayor énfasis a sus profesores y alumnos en técnicas de investigación, tanto cuantitativas como cualitativas, como base epistemológica común que permita un acercamiento conjunto a la ciencia. Con esta base, las clases deberían cambiar de una estructura magistral, a una de taller, donde el profesor es más un mediador y guía en la búsqueda de nuevos saberes, antes que un expositor de conocimientos establecidos y generalmente aceptados. Clases reducidas donde el objetivo sea la generación de ideas para futura investigación, tanto de alumnos como de profesores.
Por su parte, el cuerpo docente, que tiene como objetivo la producción académica, debería apoyarse en los alumnos para la constitución de equipos investigativos que permitan la ejecución de proyectos de investigación con más alcance del que se puede realizar de manera individual. Se tiene que complementar de mejor forma la investigación cualitativa y bibliográfica, en enfoque actual, con investigación de tipo cuantitativa y de campo. Asimismo, pasar de los proyectos individuales a proyectos de mediano y largo aliento, de tipo colectivo, en el que docentes y estudiantes investiguen de manera conjunta. En esta atmósfera, con estas bases, y con estos objetivos, se genera espacios más adecuados para la investigación. Y, claro está, una vez que todas las áreas tengas estas bases, entonces se puede, y debe, iniciar ambiciosos proyectos interdisciplinarios. En este proceso, el Comité de Investigaciones juega un papel fundamental.
Los congresos que se organizan deberían privilegiar la presentación de los procesos investigativos y menos los artículos de opinión académica de temas coyunturales. De igual manera, se debe fomentar talleres a diferentes niveles: desde aquellos dentro del área, donde estudiantes y profesores pueden presentar su investigación para obtener crítica constructiva de sus pares, pasando por presentaciones en departamentos de otras universidades, hasta congresos donde se reúnen varias disciplinas, se presentan los proyectos de investigación y hay un intercambio variopinto de ideas. Vale la pena, en esta línea, dejar de lado la modalidad de “exposición magistral” que, al parecer, prevalece en nuestro sistema universitario.
La investigación, tanto en los programas de maestría como en los doctorados y posdoctorados, debería mirar hacia los requerimientos nacionales imbricados en la situación de la región, dada la vocación integradora de la UASB, y explicitar la relación entre la construcción cultural de lo andino, las necesidades del sistema productivo y el posicionamiento de nuestro aparato académico en la sociedad. Al mismo tiempo, las revistas de la UASB podrían abrir más espacios para la publicación de los procesos de investigación en sus diferentes estadios y, por lo pronto, la comunidad académica privilegiar aquellas investigaciones de campo ubicadas en lo regional andino y suramericano. Como ya lo señalara el maestro Simón Rodríguez en Sociedad americanas (1828):

¿Dónde iremos a buscar los modelos?
—La América española es original = ORIGINALES han de ser sus Instituciones y su Gobierno = y ORIGINALES los medios de fundar uno y otro
O Inventamos o Erramos.
           
No obstante el éxito que haya tenido el modelo de posgrados direccionados a la profesionalización, el posgrado como tal es también un proceso permanente de aprendizaje basado en la investigación, entendida como una actividad científica de cooperación entre docentes y estudiantes. En esta dirección, es necesario diferenciar los enfoques y objetivos de un posgrado destinado a la profesionalización y otro que tenga por objetivo el desarrollo de la investigación. No se trata, obviamente, de opciones que se excluyan entre sí sino de ofertas académicas que comparten espacios en el mundo universitario, pero es un imperativo para avanzar el que en nuestra universidad sea fortalecido el posgrado direccionado a la investigación.

PS: Con indignación he leído un pasquín en contra de Enrique Ayala Mora que circula en correos electrónicos. Rechazo con firmeza este tipo de ataques a las personas, en general, y en particular a Enrique, por varias razones: la primera, porque es mi amigo aun cuando tengamos visiones diferentes de la política actual; la segunda, porque denigra el ambiente académico de la universidad; y, la tercera, porque enturbia un proceso de nombramiento del nuevo rector que debe ser llevado con respeto a la diferencia hasta el final.

No hay comentarios: