(Fragmento de la obra "Tardes de lluvia en el porche", de la artista María Rosa Muñoz)

El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.
(Dicho por Guillermo de Baskerville, en El nombre de la rosa, de Umberto Eco).

domingo, marzo 25, 2012

Edición colombiana de Acoso textual


Bajo el sello Mondadori, en formato rústica, ya está en librerías la edición colombiana de Acoso textual. Sobre la novela, dicen los editores:

"¿Una? ¿Un? estudiante universitario explora su identidad inventando múltiples personalidades virtuales e intercam­biando correos electrónicos con curiosos personajes, vir­tuales ellos también, alrededor del mundo. Así,
banano@ wam.umd.edu en ocasiones se presenta como un román­tico en busca del amor, en otras es una posgraduada de ciencias políticas que problematiza las utopías socialistas del siglo xx, o se convierte en un explorador del placer del sexo virtual. Para cada uno de sus interlocutores cibernéticos tiene un género, un interés y una personalidad distintos. Es un ser andrógino como el lenguaje.

Ahora, banano@wam.umd.edu debe enfrentarse a sus propias preguntas: ¿Debo matar a las personalidades ficti­cias para encontrar mi identidad verdadera? ¿Debería con­vertir mis relaciones virtuales en realidades físicas? ¿Qué valor tiene la palabra virtual?

Acoso textual, novela pionera en la literatura hispanoame­ricana en el uso de correos electrónicos para relaciones epistolares, nos ubica en un espacio virtual en que las personas se construyen a sí mismas con las palabras que van y vienen a través de Internet."

Sobre la novela, la crítica Alicia Ortega señaló en la presentación del 17 de septiembre de 1999, en el local de Libri Mundi, en Quito: "La ficción de la palabra devela por un momento la ilusión de plenitud, de vida compartida, de esperanza gozosa, “esa necesidad de creer que la palabra desparramada tendrá algún valor cuando sea recogida.” Acoso textual en cierto sentido es también una novela de amor; amor virtual, amor imaginario. En suma, el amor que enfrenta a los seres finalmente consigo mismos, con sus propios relatos inventados para seducir al otro, con sus propias palabras que le devuelven la realidad vacía. “el ser humano es un manojo sorprendente de soledades y pérdidas amorosas.”, concluye banano en alguna reflexión."

Esa misma noche, el escritor Abdón Ubidia, señaló que: "Lo que importa de esta novela es que vuelve a las fuentes originarias de la literartura, a las preguntas esenciales acerca de la condición humana, a lo que de intemporal y eterno ella tiene. [...] su escritura diáfana, esas explosiones de gran literatura que contiene, su sólida estructura narrativa, la mesura y sabiduría de su autor."

La novela, publiciada en Cuba (2009) y Argentina (2011), ahora está en las librerías de Colombia, siempre en búsqueda de lectores que aprecien el valor de la palabra en una época de existencias virtuales que han olvidado el sentido de la realidad de la piel humana para extraviarse en los vericuetos del ciber espacio.

2 comentarios:

EduardoMoránNúñez dijo...

Sentirse a gusto con una persona,conversar y compartir aficiones es el principio de eso que se conoce como amistad. En los tiempos que vivimos ha cambiado la forma de hacer amigos. Hoy es muy fácil hacer amigos por medio de Internet. Lo curioso es que, muy probablemente, no sea igual en persona que por messenger o chat; ya que en ciertos individuos cuando están solos frente a la pantalla desaparecen temores e inseguridades. ACOSO TEXTUAL de Raúl Vallejo, novela de mensajes virtuales, nos obliga a reflexionar precisamente en eso: el replanteamiento del valor de lo que hasta ahora hemos llamado “verdad” y la otra realidad. La realidad del universo informático.

Raúl Vallejo Corral dijo...

Pues sí, Eduardo: lo que está en juego es la noción de realidad: ¿Qué tan real son los seres de las redes virtuales? ¿Qué tal virtuales son los seres de la plaza que están conectados a la red desde sus móviles? ¿Qué tanta existencia tenemos si no estamos en la red?