(Fragmento de la obra "Tardes de lluvia en el porche", de la artista María Rosa Muñoz)

El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.
(Dicho por Guillermo de Baskerville, en El nombre de la rosa, de Umberto Eco).

viernes, noviembre 14, 2014

Ayotzinapa




Cuarenta y tres corazones
extraviados en la muda
herida de la tierra.

Cuarenta y tres esqueletos
calcinados bajo el sombrero
emplumado de la Catrina.

Cuarenta y tres silencios
como calabacitas inútiles
en el lecho de un río.

Cuarenta y tres soñadores
del abecedario y los números
para niños de pupitres vacíos.

Cuarenta y tres desaparecidos,
que son estadísticas junto a miles
que tampoco están y también amaron.

Cuarenta y tres calvarios
para que la poesía abandone
el pueril malestar del poeta.

No hay comentarios: