(Fragmento de la obra "Tardes de lluvia en el porche", de la artista María Rosa Muñoz)

El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.
(Dicho por Guillermo de Baskerville, en El nombre de la rosa, de Umberto Eco).

miércoles, febrero 05, 2014

Los límites éticos del humor


Caricatura de Quino: humor crítico acerca del poder de la prensa

            ¿Tiene algún límite el humor? Desde el liberalismo ideológico de la posmodernidad se pretende la canonización del humor como un espacio de la irreverencia sin límites. Y, sin embargo, el arte, en general, tiene el límite ético de lidiar con la verdad del artista y la verdad de la obra así como con las repercusiones sociales de sus planos significativos. En ese marco, el humor, ya no entendido como una manifestación carnavalesca de lo popular, sino como una elaboración ideológica y política tiene, paradójicamente, serias responsabilidades y límites éticos. 

Caricatura homofóbica: La Prensa, Nicaragua, 10.04.12
El humor facilón basado en los prejuicios sociales ha sido sancionado socialmente no solo por los grupos agredidos sino por la solidaridad con la Otredad. Me refiero a ese tipo de humor que, basado en los prejuicios sexuales de todo tipo, suele representar las diferentes opciones sexuales de forma denigrante. Ejemplo de lo dicho es la caricatura de la homosexualidad masculina con la representación escénica de “la loca”, o de las personas trans con imágenes de travestismo grotesco. No hay que olvidar la discriminación de tipo sexista en que la mujer es mostrada como un ser voluptuoso para recreación del hombre, tal como aparecía en los programas del gordo Porcel. Existe también el estereotipo regional: pastusos, gallegos o polacos son pueblos objeto de diversos niveles de agresión mediante chistes que los caracterizan como tontos. Distinto es cuando la burla humorística proviene de alguien perteneciente al grupo social objeto de ella y se convierte en una forma de autocrítica basada en el humor sobre uno mismo.

Típica caricatura antisemita
También es conocida, desde los estudios sicológicos, la carga de agresividad que contiene el chiste y esa agresividad esconde, en muchas ocasiones, no solo rencores profundos contra el blanco del chiste sino, ya en el plano social, prejuicios de toda laya en contra de un grupo social determinado. En el plano cotidiano, las bromas sobre las personas ‘que nos caen mal’ suelen develar niveles reprimidos de odio y se ejecutan como formas taimadas de venganza. En el plano político, la caricatura de los judíos, por ejemplo, dibujados como seres codiciosos, faltos de compasión y de aspecto repugnante ha sido utilizada de manera recurrente como elemento propagandístico de las campañas antisemitas. ¿En cuánto rebasa el límite de la ética de la aceptación al Otro, el humor antisemita del francés Dieudonné, sancionado legalmente por sus chistes racistas?

Caricatura racista: Panamá América 03.04.05
            Y está el humor político que puede expresar, entre múltiples opciones, una afirmación de principios o una crítica coyuntural. En todos los casos, sin embargo, es necesaria la fidelidad histórica frente a los hechos porque de lo contrario, la crítica humorística se convierte en una difamación, tan grave como los casos ya señalados. Habría que puntualizar que el humor político no se refiere únicamente a un gobierno sino también a los poderes fácticos. Los caricaturistas de los diarios, por lo menos en Latinoamérica, suelen concentrarse en la coyuntura y, mientras caricaturicen al político de turno del que, por lo general, el dueño del diario es opositor, todo marcha bien. Ese tipo de humor, en la práctica, es incapaz de criticar a los poderes fácticos: el mismo poder del que hacen gala los medios de comunicación; o el de los grupos empresariales que pretenden imponer posiciones monopólicas; o el de la Iglesia institucional.
            No es cierto, por lo tanto, que el humorista carece de responsabilidades éticas, políticas, sociales o legales; tampoco es cierto que, a cuenta del humor, cualquier cosa debe ser aceptada como verdad; y, finalmente, el límite ético del humor político —al igual que para el análisis académico—, está trazado por la veracidad de los hechos que utiliza para construir un mensaje político. Y nada de esto es chiste.

No hay comentarios: