(Fragmento de la obra "Tardes de lluvia en el porche", de la artista María Rosa Muñoz)

El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.
(Dicho por Guillermo de Baskerville, en El nombre de la rosa, de Umberto Eco).

viernes, marzo 08, 2013

8 de Marzo


En 1910, durante el Congreso Internacional de Mujeres Socialistas, la alemana Clara Zektin propuso que se declarara el 8 de Marzo como el Día Internacional de la Mujer.



La mujer del caramanchel tiene ese aire de vida triste, que no sé;
la del anuncio de Louis Vuitton no existe sobre las calles que transito.
La voluptuosa que se me acerca en el bar, perfuma la seducción,
la oficinista entre papeles moldea el día fluorescente con su trabajo.
La artista, a quien le dicen loca, transforma la vida con su instrumento;
la que amamanta al fruto de su vientre, perpetúa la especie y el amor.
La que lucha, la que sufre, la que reza en clausura para el mundo,
la que canta, la que inventa, la que brilla con su inteligencia.  
La mujer, a cuyo lado soy en la vida, me hace humano en el oficio de cada día.

1 comentario:

EduardoMoránNúñez dijo...

Bello poema.Que cada día sea ocho de marzo. Como homenaje a la mujer hay que empezar por redefinir el concepto de "hombre macho". El tráfico de niñas y mujeres con fines de prostitución sigue siendo el negocio más rentable de estos tiempos ya que son muchos los hombres "machos" que compran tal mercancía. Los diarios continúan titulando “crimen pasional” cuando algún "macho" golpea y mata a su mujer “por amor y celos". Mi saludo a todas la mujeres del mundo y, en especial, a esa mujer que está a nuestro lado y cada día nos hace ser más humanos.