(Fragmento de la obra "Tardes de lluvia en el porche", de la artista María Rosa Muñoz)

El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.
(Dicho por Guillermo de Baskerville, en El nombre de la rosa, de Umberto Eco).

domingo, junio 04, 2017

El plagio de "Redacción Expreso"


          La pereza mental y la ausencia de ética en lo que atañe al respeto frente a la autoría de un texto, parecería una práctica común de cierto periodismo cultural que no tiene ningún escrúpulo a la hora de “cortar y pegar” para hacer sus “notas culturales” de ocasión. En la edición dominical online de Expreso, del 4 de junio de 2017, aparece la nota “Juan Rulfo, piedra, hilos y páramo”, firmada por “Redacción Expreso”.
            La nota es un plagio del artículo del académico manabita Humberto Robles: “Juan Rulfo cumple cien años: piedra, hilos y páramo”. El artículo de Robles ya había aparecido en el portal web de la Revista Literaria Metaforología, el 16 de mayo; en la página web institucional de la Academia Ecuatoriana de la Lengua, el 17 de mayo; y en la edición online de CartoNPiedra, el 22 de mayo.
            Humberto Robles, Professor Emeritus de Northwestern University, escribe en su artículo: “La capacidad sugestiva de esas obras las ha transformado a lo largo del tiempo en patrimonio de las letras no solo mexicanas. El público las lee, las conversa y las comenta sin tregua. En ese sentido, mérito aparte, Pedro Páramo, diría Borges, es ya un clásico de la literatura iberoamericana.”
El plagiador de Redacción Expreso transcribe: “La capacidad sugestiva de esas obras las ha transformado a lo largo del tiempo en patrimonio y no solo de las letras mexicanas. El público las lee, las conversa y las comenta sin tregua. En ese sentido, mérito aparte, ‘Pedro Páramo’, diría Borges, es ya un clásico de la literatura iberoamericana.” El trabajo del plagiador ha sido añadir un “y” innecesaria.
Pero luego, al plagiador de Redacción Expreso le dio pereza de añadir, quitar o cambiar alguna palabra del texto, así que los dos siguientes párrafos son una transcripción del artículo de Robles. El primer párrafo comienza así: “Recorremos ese texto y sentimos que allí nos descubrimos, que allí rozamos fundamentos del lenguaje y del ethos que nos constituyen.” El otro comienza de esta manera: “Pedro Páramo capta esos umbrales en que colindan la tradición y el cambio, el ser y el estar, propone un mundo que se desmorona y otro que apenas, si algo, se vislumbra.”
Humberto Robles reflexiona y escribe en primera persona en su artículo: “La ilustración de ese precario hilo, la difícil habilidad en lograrlo, es lo que siempre me ha dejado perplejo y alelado cada vez que vuelvo a Pedro Páramo, y en ello quisiera fijarme: compartir a continuación con el lector, a manera de ilustración y homenaje, un conjunto de fragmentos que recogen el poder poético, evocador, que sugiere la prosa de Rulfo.”
El plagiador de Redacción Expreso ni siquiera se da cuenta de la primera persona y transcribe: “La ilustración de ese precario hilo, la difícil habilidad en lograrlo, es lo que siempre me ha dejado perplejo y alelado cada vez que vuelo a leer ‘Pedro Páramo’.” Y lo deja ahí, cortando la frase de Robles. El plagiador no “vuelve” a leer la novela, sino que “vuela” a “cortar y copiar” el texto de Robles.

Humberto Robles, al final de ese párrafo, dice: “Pedro Páramo es todo un oráculo, un manual de imágenes y sensaciones poéticas que nos quieren hacer llegar a ese punto en que se dan umbrales visuales, temporales, olfativos, táctiles y auditivos.” El plagiador, como ha suprimido algunas líneas del texto de Robles, se toma el trabajo de cambiar el comienzo de la oración: “La obra es todo un oráculo, un manual de imágenes y sensaciones poéticas que nos quieren hacer llegar a ese punto en que se dan umbrales visuales, temporales, olfativos, táctiles y auditivos.”
El ensayo de Robles continúa con una serie de citas de la novela y más reflexiones, que el plagiador ya no toma en cuenta. Redacción Expreso también transcribió el párrafo final que comienza: “En la aclamada novela del autor mexicano, el contraste surge de la yuxtaposición de la perspectiva de Juan Preciado con la de los recuerdos teñidos de ensueño de su madre, Dolores.”
¡Ni un solo párrafo entrecomillado! ¡Ni una sola mención a Humberto Robles! ¿Era muy difícil pedir permiso al profesor Robles y publicar el artículo completo con la firma de su autor? El plagiador Redacción Expreso copió los párrafos que quiso, mutiló los que ya no le interesaron, y, sin ningún empacho, firmó la nota de ocasión como si fuera propia.
Esa falta de respeto por el trabajo intelectual es típica de una práctica mediática que entiende la cultura únicamente como espectáculo. De ahí que cuando ese tipo de periodismo requiere profundizar un tema, el único recurso que tiene a mano es “cortar y copiar”.

Artículo de Redacción Expreso 

Adenda:



Después de que subí esta entrada, me llegó una foto de la edición impresa de Expreso.
En ella, el artículo de Humberto Robles sí consta con su nombre como autor. No obstante, el artículo de Robles apareció mutilado, sin que el autor hubiese conocido de su publicación y menos autorizado los cambios que son altamente significativos pues, al mutilar el ensayo de la forma que el editor lo hizo, le quita toda la argumentación con ejemplos de la novela. Esto también es una práctica vergonzosa: mutilar groseramente un artículo académico sin pedir permiso a su autor.
Debo aclarar, además, que fue Humberto Robles quien, a primera hora de la mañana, me escribió indignado —sin saber de la publicación mutilada de su ensayo en la edición impresa—, toda vez que en la edición online, el nombre del autor del artículo es “Redacción Expreso”. Y ha sido el mismo Robles quien, al final del día, me escribió diciendo que él jamás fue consultado para la publicación mutilada de su artículo, y menos que la haya autorizado.
De todas maneras la calavera es ñata: la versión online de Expreso, según lo que escribí, cometió lo que en el mundo académico se conoce como plagio al publicar el artículo y poner como autor del mismo a “Redacción Expreso” y no a Humberto Robles. Y la edición impresa del mismo diario mutiló groseramente el artículo sin autorización alguna de su autor. Dos prácticas aberrantes de ese periodismo que carece de respeto para con el pensamiento académico.

Colofón:

 








Mariella Toranzos, responsable de la página dominical de cultura de Expreso, escribió una entrada en Facebook y un tuit el día de ayer. Yo le respondí a través de tuit largo.
Copio las capturas de pantalla correspondientes. 


 

No hay comentarios: