(Fragmento de la obra "Tardes de lluvia en el porche", de la artista María Rosa Muñoz)

El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.
(Dicho por Guillermo de Baskerville, en El nombre de la rosa, de Umberto Eco).

domingo, agosto 16, 2015

Schuberth Ganchozo y Bambú Ensamble


Bambú Ensamble en el teatro Julio Mario Santodomingo, sala Ensayo, el jueves 13 de agosto de 2015

 
            La sonoridad de la caña guadúa cobija en su vientre la música del terruño que llena cada rincón del teatro. La vitalidad de los artistas copa el escenario. Las canciones fluyen igual que los ríos del litoral ecuatoriano, con la fuerza del agua que no se detiene y el bramar de la corriente que irrumpe en medio de la exuberante vegetación. El maestro Schuberth Ganchozo se entrega al público en cada canción y lidera un ensamble de músicos excepcionales. Los instrumentos musicales, construidos por este lutier de padre manabita y madre fluminense, son parte de una imaginería que los hace únicos.   
            El programa del concierto Volando sobre Ecuador, de Bambú Ensamble, está estructurado para mostrar la música de los cuatro mundos de nuestro país: las canciones son una representación sonora y rítmica de la Amazonía, los Andes, la Costa y Galápagos. El amorfino, música montuvia ecuatoriana, es el protagonista de un concierto que conjuga el alza, pasillos, pasacalles, currulao, y, en ocasiones, los funde con ritmos contemporáneos. La caña guadúa, que crece en nuestra tierra desde hace doce mil años, se muestra ennoblecida en las tonalidades que la vuelven elemento fundamental de instrumentos nuevos por la invención de su lutier, y viejos por la tradición cultural que acumula la caña en su materia vegetal.

               La propuesta de Schuberth Ganchozo hace de nuestra música un ejemplo singular de etnografía musical, de construcción instrumental, de interpretación artística y, sobre todo, de esa representación cultural que nos identifica como una cultura diferenciada en el mundo. “Injértese en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el nuestras repúblicas”, dijo José Martí en “Nuestra América”; en este caso, el arte musical de Occidente está presente en la formación de Ganchozo y su esamble, y el tronco en el que se inserta es el de nuestra caña guadúa.
            La naciente Universidad de las Artes, que funciona en Guayaquil, bien podría sumar, ampliar y profundizar este trabajo musical —que Schuberth Ganchozo ha desarrollado durante muchos años de entrega personal—, a su proyecto académico: talleres de experimentación sonora y formación de lutieres, composición musical basada en las investigaciones de nuestra tradición popular, formación de una orquesta de instrumentos musicales de bambú —como ya existe, en Quito, la Orquesta de Instrumentos Andinos—; en fin, enormes posibilidades de desarrollo artístico que nos harán únicos en el ámbito musical del mundo.

             El jueves 13, en la mañana, se presentaron en una mini función de 20 minutos en Canal Capital: los presentadores del programa el Primer Café y los televidentes también quedaron maravillados de un arte cargado de identidad cultural. Los conciertos de Schubert Ganchozo y Bambú Ensamble, en Bogotá, tuvieron una fervorosa acogida: no fue solo la novedad de los instrumentos y la entrega de los artistas en el escenario; fue, sobre todo, el virtuosismo de los músicos y la musicalidad inédita que los asistentes vivieron y de cuyo ritmo se contagiaron en tres noches inolvidables, hechas de la sonoridad memoriosa de nuestra caña guadúa.

Bambú Ensamble, dirigido por el maestro Schuberth Ganchozo (Guayaquil 1962) se presentó en Bogotá, el 13, 14 y 15 de agosto de 2015, en el teatro Julio Mario Santodomingo, en el Auditorio del Museo Nacional y el de la biblioteca El Tintal, respectivamente. Sus conciertos fueron parte del programa Agosto ecuatoriano en Bogotá, organizado por la Embajada de Ecuador en Colombia, con el apoyo de la Organización de Estados Iberoamericanos, OEI, y el Fondo de Cultura Económica, FCE. Los integrantes de Bambú Ensamble fueron Luis Gálvez, Luis Larrea, Isaac Ganchozo, Marcel Ferrer, Joan Álvarez; y la productora del concierto fue Joffri Campins. Gracias a todos ellos por el arte y la vida que derrocharon.

No hay comentarios: