(Fragmento de la obra "Tardes de lluvia en el porche", de la artista María Rosa Muñoz)

El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.
(Dicho por Guillermo de Baskerville, en El nombre de la rosa, de Umberto Eco).

domingo, mayo 29, 2016

Mi tía Toty: visión íntima sobre una mujer de la escena y la vitalidad


Mi tía Toty, de León Felipe Troya, se estrenó el 28 de mayo, en el marco de los EDOC 2016

 León Felipe Troya, el director de Mi tía Toty, dijo, respecto de la búsqueda de la verdad documental para la realización de su película, que tuvo “que recurrir a una estrategia, una licencia ética, poética o estética, que fue hacerle las grabaciones de audio sin que ella sepa, del teléfono; para poder encontrar a ella más como es; porque ella cuando está con una persona ella actúa, en vivo, más; el rato que está con una cámara… ya te imaginas”. No tenía que explicarlo, pero, claro, las escenas de las conversaciones telefónicas desde la perspectiva de quien hace el documental, revela a una Toty, persona/personaje, en los momentos de su más auténtico dolor: esos momentos que llegan y la sumen en la inacción por semanas y que nos la muestra como una mujer que se enfrenta a la depresión en soledad.
Y es que la cercanía con la persona —en este caso, su tía María Rosa Rodríguez, la Toty— es al mismo tiempo que una ventaja para lograr un nivel verosímil de intimidad revelada, un motivo complejo al momento de transformar a esa persona en personaje. Afortunadamente, Toty Rodríguez es, ella misma, una persona/personaje de espíritu vitalista; una mujer de sinceridad espontánea, a la que tiene sin cuidado lo políticamente correcto, un ser humano que se planta en el centro de la escena y es capaz de mostrarse sin máscara. Si parece que actúa es porque responde a un libreto verdadero: su espíritu manifiesto en la palabra cotidiana.
            Mi tía Toty, el documental, es también una metáfora, no solo acerca del sentido perentorio de la existencia y de la manera como los recuerdos terminan convertidos en nostalgia, sino, en particular, de una paradigmática experiencia vitalista sobre el ser actriz y hacer cine y teatro como una opción de vida, en un medio social en el que los actores requieren de trabajos varios para la sobrevivencia cotidiana. Y, claro, a partir de la vida de una actriz en particular, entendemos a una persona que abrió caminos no solo en la actuación sino también en el modelo de una mujer independiente. Para Toty, el matrimonio, filosóficamente hablando, nunca fue una opción: “Yo creo que cuando se acaba una relación, o se empieza a desgastar —yo creo mucho en la magia del amor—, entonces cuando se empieza a desgastar la relación […] hay que cortar eso por lo sano”.
            Este documental va construyéndose con el discurso espontáneo de Toty. En el momento de la filmación, Toty dice lo que ha dicho toda la vida: una palabra sin prejuicios ni cálculos, una palabra que la muestra tal como es. El sentido del humor con el que se resuelven algunas situaciones, en este caso, no se siente como un artificio sino como la manera vital que tiene el personaje para enfrentar la vida: desde la emoción que significa revivir un tiempo feliz hasta el agobiante tiempo de la depresión, que es parte consustancial de la psiquis del personaje. En La caja de Pandora, Toty dijo: “Yo me siento bien, yo me siento llena de vida, llena de energía, con ganas de hacer un montón de cosas. La profesión de actor, de cantante, de actriz, es una profesión tan seria como las demás; se necesita estudiar mucho, dedicarle muchas horas, de sacrificio, de trabajo; mal pagada también. … Yo amo el espectáculo”.
“El trabajo de un documentalista es poder cazar, también, o tratar de atrapar el alma o la persona, lo más cruda, y eso fue una de las cosas más difíciles”, ha declarado León Felipe Troya. En la tradición del cinéma vérité, Troya ha conseguido sostener una narración en el proceso de filmación, con la intromisión del propio director que interactúa con el personaje, de tal manera, que la historia de Toty fluye y se muestra como una verdad sin retoques. Mi tía Toty es un documental de tono intimista que logra develar el alma de una mujer de la escena cinematográfica y teatral —lúcida disección de un espíritu libre de prejuicios—, y que se convierte en una metáfora sobre la vida apasionada de una artista confrontada al paso inexorable del tiempo.

Toty Rodríguez, en París, recorriendo los lugares de su juventud, durante la filmación del documental

jueves, mayo 19, 2016

Rosa Elvira Cely, nuevamente victimizada


A casi cuatro años del feminicidio de Rosa Elvira Cely (29 de mayo de 2012), la Secretaría de Gobierno de Bogotá, al contestar una demanda de la familia de Rosa Elvira, señaló que la culpable era la propia víctima por haber accedido a salir con su violador y asesino. En un extenso reportaje de El Espectador, del 15 de mayo pasado, Adriana Cely, hermana de la víctima, dijo: “Es una ofensa para mi familia, para la sociedad, para las mujeres. Siguen insistiendo en que nosotras somos las culpables. ¿Acaso mi hermana tenía que pedirle antecedentes a Javier Velasco? ¿Acaso alguien lo hace? Me da mucho dolor contarles algo así a mi mamá y a mi sobrina, sobre todo en vísperas del aniversario de su muerte. Pensaba que con el tiempo y las evidencias que están en el expediente ya no va a volver a oír esas cosas, pero veo que estaba errada”, y añadió. “Estoy indignada y me duele”.
La Ley Rosa Elvira Cely, aprobada a comienzos de 2015, es un ejemplo de cómo una víctima puede convertirse en el símbolo de la lucha contra el feminicidio y proteger a otras mujeres con su propio sacrificio. Hoy, cuando Rosa Elvira ha vuelto a ser víctima por su condición de mujer, comparto este poema en su memoria:


Rosa Elvira Cely, empalada en Bogotá

No solo es el suplicio inenarrable de tu agonía
entre los árboles solitarios del Parque Nacional.

Es la sevicia de un hombre
la complicidad de todos los hombres
la vasta crueldad de la condición masculina.

Tu sexo atravesado por la furia del falócrata
Tu vientre hollado por la violencia del amo
Tu cuerpo que ya no es tuyo sino del tormento.

Rosa Elvira Cely, 35 años, una niña de 12, martirizada
la dignidad de la vida con la atrocidad de tu muerte.



Concepto jurídico de la Secretaría de Gobierno de Bogotá, mayo 2016.
 
.

viernes, mayo 06, 2016

Raúl Vallejo: ministro de Cultura y Patrimonio


El proceso de clasificación de las donaciones contó con un promedio de 120 voluntarios al día.

 Bogotá-Colombia, 4 de mayo de 2016. El doctor Raúl Vallejo Corral fue designado este miércoles ministro de Cultura y Patrimonio de Ecuador, por el presidente de la República Rafael Correa Delgado, mediante el Decreto Ejecutivo No. 1008. Al momento, se encuentra finiquitando tareas de su gestión como embajador y, posteriormente, presentará el informe de su misión.
Luego de implementar en Colombia la campaña Ecuador Listo y Solidario en beneficio de los afectados por el terremoto en la zona costera de nuestro país, que incluyó la recepción de ayudas humanitarias, así como la habilitación de una cuenta corriente para canalizar donaciones de la ciudadanía colombiana y los ecuatorianos residentes en el país, el embajador Vallejo está coordinando los últimos envíos de los donativos en especie, que se encuentran almacenados en las instalaciones de la sede diplomática.
Hasta el momento se han enviado 423 TM de ayudas (25 vía marítima, 23 vía aérea y 375 vía terrestre) y se esperan despachar hasta 500 TM en los próximos 15 días. En la cuenta corriente del Banco de Occidente se ha recaudado (al 4 de mayo), la suma de 387.092.705.41 de pesos.
De igual forma, el doctor Vallejo está organizando la visita a Colombia del ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, Guillaume Long, quien sostendrá una ardua agenda durante los días 10 y 11 de mayo en Bogotá con autoridades colombianas, empresarios y representantes de la ciudadanía. Asimismo, el canciller dictará la conferencia: “El Ecuador del Buen Vivir y el mundo de hoy”, a realizarse el miércoles 11 en el Aula Máxima de la Universidad del Rosario, fundada en 1653.
Además, el saliente embajador de Ecuador en Colombia se encuentra revisando los detalles respectivos a su designación al frente de la Cartera de Cultura y Patrimonio, y la conformación de su equipo de trabajo. En los próximos días, el doctor Vallejo viajará a Quito para posesionarse y asumir el cargo.

   


1. Voluntarios del municipio de La Calera, en las afueras de Bogotá
2. Espacio de clasificación de las donaciones
3. Cadena humana para carga de los contenedores (Polícia de Colombia)
4. Evento con ex vicepresidente Angelino Garzón, en Cali, 2 de mayo.